Personas con baja autoestima, vulnerables ante la mitomanía
 
Mentiras y contradicciones constantes en lo que dice o hace una persona, son signos claros de mitomanía, enfermedad sicológica que se presenta principalmente entre personas autodevaluadas, con muy bajo nivel de estima o muy pretenciosas, las que para hacerse más atractivas ante los demás tienen necesidad de desfigurar la realidad y la visión de sí mismas, destacan especialistas en siquiatría del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En un comunicado, la institución refiere que este padecimiento sicológico es una "tendencia morbosa para desfigurar la realidad de lo que se sabe o de lo que se dice", ya sea combinándola a lo opuesto, engrandeciéndola o añadiendo elementos inexistentes.

El especialista en siquiatría y sicoterapeuta del Hospital Psiquiátrico No. 10, del IMSS, Sergio Escobedo Návar, explicó que la mitomanía puede ser la expresión de varios padecimientos vinculados con la alteración en la construcción de la personalidad.

Con frecuencia -agregó- el paciente con tendencia paranoide, que tiene un elevado grado de desconfianza y sospecha sobre los demás, desfigura la propia idea que tiene de sí mismo, magnificándola o simplemente, por ejemplo, disfrazando su verdadera raíz cultural, de raza o económica, con falsedades de todo tipo.

Resaltó que si bien la mentira puede ser en ocasiones socialmente útil, es un comportamiento frecuente y que en el mitómano se caracteriza por recurrir a ella continuamente sin valorar las consecuencias, con tal de maquillar una realidad que considera inaceptable, urdiendo todo tipo de sistemas, que suelen parecer delirantes.

Problemas asociados

Otro padecimiento que registra el personal médico del IMSS es el trastorno de personalidad limítrofe, que se caracteriza por tener una inconsistencia en varias áreas de la vida, tanto en lo afectivo, como en lo social y laboral, en donde no puede haber un grado de compromiso. De igual forma se asocia con el trastorno narcisista, que se distingue por la percepción de que todo lo bueno está adentro y lo malo está afuera: hay dificultad para vincularse con otros de una forma integral y madura: piensa que las personas están a su servicio.

El especialista afirmó que la mitomanía podría presentarse igualmente como parte de la esquizofrenia, aunque no es uno de sus principales síntomas, sino algo accesorio.

Hay otra patología muy característica en siquiatría que se llama trastorno ficticio en donde las personas inventan enfermedades, que si se hace a nivel consciente, se podría considerar como una característica mitómana.



Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2007/02/20/index.php?section=sociedad&article=046n2soc